Hotel sostenible

Desde nuestros inicios hemos tenido muy presente actitudes y aspectos de nuestro alojamiento que vayan en la línea de un funcionamiento sostenible para ser una casa rural lo más ecológica posible.

Energía en una casa rural ecológica

Comenzamos con energía fotovoltaica y la mantuvimos varios años, pero la demanda era superior a la media habitual y aprovechamos una iniciativa vecinal de mejoras de la red eléctrica de la zona para sumarnos a ella. Nuestra próxima inversión para 2021 incluirá una instalación de autoconsumo que disminuya los las gastos energéticos actuales.

No obstante nuestra electricidad contratada y consumida desde la red es 100% verde certificada, es decir, proviene de fuentes alternativas, como energía solar o eólica. Todos los puntos de iluminación, desde siempre, son de bajo consumo. Igualmente los electrodomésticos disponibles tienen Categoría A.

Reutilización de agua alojamiento sostenible

Nos abastecemos de agua de un pozo con noria de la finca, la cual está mimada y su consumo ajustado tanto para riego del olivar, de los jardines y setos, como para el alojamiento. Tenemos riego por goteo instalado hace dos décadas, para evitar malgastar agua. Asimismo las instalaciones de grifos cuentan con reductores/perlizadores y los sanitarios con pulsadores de doble descarga.

La apertura del alojamiento requirió la instalación de un filtro biológico, que cuenta con las autorizaciones necesarias para su vertido final. En verano reutilizamos el agua de baño de la alberca, con riego a pie que permite la reoxigenación del agua y su aprovechamiento por árboles y plantas de nuestra huerta.

Separación de residuos para una casa rural sostenible

hotel sostenible casa rural ecologica Punto Limpio

Disponemos de un punto limpio donde ofrecemos, invitamos y facilitamos a nuestros clientes depositar las basuras previamente separadas en distintos contenedores en un espacio semialejado o Punto Limpio.

Construcción de un alojamiento sostenible

Nuestro alojamiento, datado de finales del s.XIX,  procede de la rehabilitación de un cortijo tradicional de la comarca, donde se han respetado tanto sus volúmenes como materiales originarios de la zona, convenientemente adaptados a las exigencias actuales.

Con muros anchos de piedra y cal y las paredes de adobe conservan eficientemente el fresco en verano y la calidez en invierno. Además la antigua chimenea conservada, situada en el centro de la casa, ayuda a caldear las estancias de la casa.

Respetando la construcción tradicional y original hemos mantenido el espacio de bodega. Igualmente, la techumbre con cubierta a cuatro aguas y teja árabe, y el suelo de losas de barro son otros aspectos a destacar. En el exterior destacamos otros elementos tradicionales: el palomar restaurado y una noria funcional.